Adpocalypse. Lucas Lugarinho

28 Ago 2021
14 Nov 2021

Las comunidades [] se representan en el consumo y se identifican como ‘targets’, como objetivos a alcanzar. Las imágenes aquí no dirigen misiles ni drones, pero realizan operaciones que permanecen ocultas para el propio receptor. 

Loreto Alonso Atienza, Nosotros, entre los aparatos y las imágenes operativas. 

ADpocalypse es un juego de palabras entre advertise (“anunciar” o “publicitar” en inglés) y apocalypse (“apocalipsis”), y se usa para nombrar la decisión que tomaron grandes marcas de abandonar la plataforma YouTube porque no estaban de acuerdo con los contenidos con los que se podrían ver vinculadas. Esto obligó a la reestructuración de las políticas de los contenidos susceptibles de monetización, una suerte de cisma accionado desde el capitalismo. 

En La esencia del cristianismo (1843), Ludwig Feuerbach señala que la sociedad de su época “prefiere la imagen a la cosa, la copia al original, la representación a la realidad, la apariencia al ser”, una afirmación que, casi a modo de aforismo, describe a la perfección la era de Instagram. La imagen misma —no así lo visual, que simplemente es— es un constructo humano. Y ningún acto volitivo es inocente. Detrás de la elección de lo que se representa existe la intención de emitir un discurso ideológico; toda imagen es publicitaria así comosu consumo.  

Para su proyecto en macg Presenta: Lucas Lugarinho (Río de Janeiro, Brasil, 1992) reflexiona sobre el fenómeno propagandístico de la imagen y su inherente vinculación con el arte. Una pintura, que abarca el campo visual de la ventana de la sala de exposición, muestra el salto de un hombre desde la estratosfera hacia tierra firme, una hazaña patrocinada por Red Bull, registrada en un vídeo que puede visitarse en YouTube (publicidad es todo lo que puedes ver). 

La pieza ADnunciation completa la propuesta de Lugarinho, una instalación multimedia en la que se muestra, por el lado frontal, una pintura de un árbol genealógico extraído del anime Ghost in the Shell que hace referencia a la evolución humana y al triunfo tecnológico. El reverso de la obra es una apropiación de la pintura Anunciación de Jan van Eyck, con la diferencia de que, en la de Lugarinho, el ángel expulsa con el índice una secuencia de anuncios publicitarios encontrados en internet en tiempo real a través de un bot programado específicamente para cumplir esta finalidad..  

Dicha programación puede verse a través de un espejo, es decir, a través de la imagen de una imagen expulsadora de imágenes, un Big Bang live de la representación; algo parecido al momento en que el ser humano reconoció su condición de ser humano. Además, el realismo de la pieza de van Eyck nos hace recordar que la imagen puede emular al objeto (la escultura de un ángel), más el objeto no podrá ser imagen, la ironía que vuelve certero el comentario de lo irreal. 

¿Y si después de que nos hayamos ido, la virtualidad es todo lo que nos salva? ¿Y qué, si lo que sobrevive es el artificio y lo real permanece inalcanzable?  

Tomás Pérez 

MACG Presenta: es un programa enfocado en el desarrollo de proyectos inéditos de artistas emergentes de hasta 30 años de edad. 

Contacto