ARTMORRAS. EXPLORADORAS DEL SALVAJE MUNDO DEL ARTE

Valla
Iurhi Peña
10 Sep 2022
11 Jun 2022

La escena artística de la Ciudad de México funciona como una compleja maquinaria conformada por una variedad de pequeñas comunidades artísticas que son interdependientes e interactúan al interior de un medio laboral siempre precarizado. La intervención a la valla del MACG realizada por Iurhi Peña, muestra a Yohalli y Andrea, dos jóvenes estudiantes de arte recorriendo la ciudad mientras se encuentran con diversas experiencias y momentos del mundo artístico capitalino. El espectador camina con ellas, formando parte de esta exploración territorial y conceptual que pone en evidencia los conflictos y vicisitudes a las cuales se enfrentan cotidianamente las mujeres en este ambiente: entre la discriminación por condiciones de clase, raza y género y la lucha constante por conseguir el estatus de artista y construir una carrera sustentable que permanezca en los libros de historia del arte.

La pieza forma parte de ArtMorras, un proyecto que Peña desarrolla desde hace un par de años. El cómic toma como punto de partida las experiencias personales de la artista en sus años de estudiante de arte en la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM en la Ciudad de México. Narra la historia de dos amigas que atraviesan sus años universitarios y los obstáculos que encuentran en su transición del entorno educativo al ambiente profesional del arte. En las viñetas, las protagonistas se van cruzando con personajes y situaciones que visibilizan la precariedad del medio, misma que no es demasiado distinta a la de muchos otros ámbitos profesionales, y que como aquellos también se caracteriza por constantes roces con la misoginia, el clasismo y el racismo.

La intención de la artista es revisitar de forma cómica, pero también sincera, las experiencias cotidianas de sus años universitarios, enfocándose en el choque entre la inocencia y el entusiasmo de los primeros semestres universitarios versus las condiciones laborales de la práctica artística en México. En todos los casos, Peña recuenta sus propias experiencias y las que le han compartido sus conocidxs, en un ejercicio que se podría definir como auto-ficción: aunque las escenas que vemos están ficcionalizadas de ciertas formas, parten siempre de experiencias reales de Peña y de sus compañerxs.

La obra se ubica en el universo del arte en el cual se mueven tanto la artista como el museo, pero la crítica que articula en torno a las precarias condiciones de trabajo y la discriminación estructural que lo caracterizan, se expanden para tocar todos los ámbitos laborales de México.

Las obras que están exhibidas en el vestíbulo del MACG funcionan como un eco al proyecto que se encuentra instalado en la valla exterior. Los dibujos aproximan al espectador al proceso creativo de Iurhi Peña. Del mismo modo que Andrea y Yohalli, las protagonistas de la valla, la artista realizó una exploración conceptual del ecosistema artístico de la Ciudad de México.

Los mapas muestran los resultados de su análisis: las especies que lo conforman, las problemáticas encontradas, los vínculos trazados. Los bocetos amplían las escenas plasmadas en la valla, presentando a otros personajes, como aquellos que trabajan en jardines del arte y que potencian otras reflexiones.
Finalmente, las protagonistas se vuelven a encontrar al interior del museo. A la manera de un antropólogo del siglo XIX, se esconden en unos arbustos para observar a la distancia, estudiando los personajes que habitan el museo y los engranes que lo hacen funcionar.
En sus inicios, la antropología fue una práctica sumamente colonial, estudiando a los sujetos desde un punto de vista eurocéntrico y considerando “salvaje” todo aquello que no se asemejaba a las costumbres de Occidente. En este caso, Peña retoma esta figura de forma irónica, evidenciando las prácticas coloniales y eurocéntricas que siguen existiendo en el sistema artístico y buscando mecanismos para subvertirlas.

Isabel Sonderéguer

Contacto