Siempre fue hoy

Alvar Carrillo Gil, Ambra Polidori, Anita Chechi, Antonio Ortiz Herrera (El Gritón), Arnaldo Coen, Auguste Rodin, Carlos Orozco Romero, Carlos Rodríguez Cárdenas, Consuelo Castañeda, David Alfaro Siqueiros, Diego Toledo Crow, Enrique Guzmán, Franco Aceves Humana, Gunther Gerzso, Isaac Olvera, Jeff Burton, Jordi Boldó, Jorge Du Bon, José Clemente Orozco, José Luis Cuevas, León Ferrari, Luis G. Campa, Luis Hampshire, Luis Nishizawa, Magali Lara, María Guadalupe Aguilar Ramírez, Miguel Castro Leñero, Octavio Aguilar, Oweena Fogarty, Pablo Picasso, Pedro Reyes, Sandra Amelia Ceballos Obaya, Toni Kuhn, Ulises Carrión, Valeriano Lara Suria, Vasily Kandinsky y Wolfgang Paalen.
30 Mar 2021
29 Ago 2021

Para occidente el XVIII fue el Siglo de las Luces, el XIX se destaca por la Revolución Industrial, el XX puede bautizarse ya como el Siglo de los Fascismos, y nuestro siglo, que despunta, busca aún nominarse. ¿Será el siglo de la mecatrónica?, ¿el de la eugenesia?, ¿el siglo cíborg?, ¿el último siglo? 

Durante todos estos momentos históricos, la noción antropocéntrica del fin de los tiempos nos ha acompañado y perseguido. La catástrofe postrera se ha pregonado a través de los periódicos, de la entonces flamante radio, de la TV, y ahora, a partir de las radiaciones ineludibles de la iconósfera que la 5G instaura. Fuegos artificiales en la profunda oscuridad. Nos sabemos participantes del derretimiento de los polos, del desecamiento de los ríos, del nacimiento de las islas de plástico y del resurgimiento de los totalitarismos. Asistimos al cinema de la realidad sin poder imponer límites a la explotación material del mundo.  

Las obras de la colección del MACG que componen esta muestra expresan actitudes heterogéneas sobre esas problemáticas que nos aquejan. En ellas encontramos vindicaciones del cuerpo voluptuoso, denuncias por su cosificación, exhibiciones de la presencia constante del horror y de la guerra, reflexiones sobre el dominio del espectro político sobre las subjetividades, enfermedad, la incertidumbre del porvenir que arroja paisajes esperanzadores tanto como terribles… Entre estos objetos, disímiles en formas y distantes en tiempos, se crean espejos para el análisis y la percepción de nuestra época que sugiere el colapso de lo viejo y el surgimiento de un orden desconocido, entre ellos, un misterioso caos. 

Siempre fue hoy usa las obras para proponer un relato para este momento, una historia que trata sobre todo y nada, sobre nuestra capacidad para existir e insistir, un relato que vindica el presentismo y sus incesantes tensiones.  

Mauricio Marcin Álvarez

Contacto